Atajando por el Polo Norte: las nuevas rutas que abre el cambio climático

En enero de 2018, el navío ruso Eduard Toll completó un viaje desde Corea del Sur hasta el puerto ruso de Sabetta. Lo hizo cruzando las aguas del Ártico en mitad del invierno y sin necesidad de rompehielos.

Confirmaba así lo que se lleva décadas anticipando: que el derretimiento de los casquetes polares abrirá un nuevo escenario de rutas marítimas, transitables no solo durante el verano. Un estudio de la Universidad de Reading (Inglaterra) señala que, para finales de siglo, la mayor parte del océano Ártico podría estar en aguas abiertas durante la mitad del año.

LAS RUTAS DE LOS MARES DEL NORTE

El océano Ártico se encuentra en la parte más septentrional del planeta y baña las costas de Europa, América del Norte y Asia. Durante siglos, los marineros vieron este océano como una posibilidad remota para conectar Europa y América con Asia, a través de la Ruta del Mar del Norte (Northern Sea Route o NSR) y el Paso del Noroeste. La primera une Europa con el este asiático a través del Mar del Norte, casi en su totalidad por aguas rusas. La segunda, América con el este asiático, bordeando la costa canadiense. Suponen una alternativa a las rutas que cruzan el canal de Suez y el de Panamá, respectivamente.

A pesar del desarrollo de barcos que pueden moverse por el hielo más grueso, estas rutas resultaban (hasta ahora) poco convenientes para actividades comerciales. Cruzarlas implicaba el uso de rompehielos, conllevaba altos costes económicos y se limitaba al verano y al otoño, estaciones en las que hay más aguas abiertas.

Sin embargo, el derretimiento de los casquetes polares presenta un futuro cercano en el que estas rutas pueden dejar de ser una alternativa limitada. En las últimas décadas, la cantidad de hielo marino que cubre las aguas del océano Ártico ha disminuido notablemente. Tanto las capas superficiales como las más antiguas y gruesas se están derritiendo.

Como resultado, la Ruta del Mar del Norte es ya navegable en diferentes momentos del año. A medida que se reduce el tamaño de los casquetes polares aumenta la posibilidad de trazar rutas más directas, en línea recta y sin necesidad de seguir la costa.


∴ Puedes leer el reportaje completo en Nobbot. También puedes leer todos mis trabajos en este medio pinchando aquí

∴ Imágenes | Pexels/Kristina PaukshtiteWikimedia Commons/Artic Council

Entradas creadas 41

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba