Y entre tanto ruido informativo, apareció Charo Marcos con su ‘newsletter’

Charo Marcos trabajó durante dos décadas en diferentes medios de comunicación antes de lanzarse a hacer el suyo propio: Kloshletter. Una newsletter independiente (la primera de este tipo que se edita diariamente en España) que repasa las noticias más importantes de la jornada.

Kloshletter llega puntual cada mañana a las bandejas de email de más de 17.000 suscriptores. Acompaña desayunos, viajes en metro y pausas del café de miles de personas, que comienzan así el día enterados de lo que está pasando en el mundo. Hablamos con Charo Marcos para conocer los retos de seleccionar cada día las noticias más significativas entre el torrente informativo al que tenemos acceso.

– En la selección de noticias de tu newsletter no hay ni algoritmos ni máquinas. ¿Cómo la preparas?

A lo largo de todo el día. Sigo la información y preparo sobre todo aquellos temas que más trabajo me llevan, como el de la sección ‘Para pensar’, en la que propongo una lectura más sosegada. Quizá no tanto para los que leen la newsletter a primera hora de la mañana, sino para los que la abren más avanzado el día, para que encuentren algo que todavía sea interesante y no haya caducado, o para tratar un tema de una forma más profunda.

También preparo los ‘Apuntes del ascensor’ o los temas que utilizo para abrir o cerrar la newsletter, que son los que marcan un poco la personalidad del boletín. A eso le dedico gran parte del día. Después, muy temprano, entre las cuatro y media y las siete de la mañana, preparo el resto de la información. De momento lo elaboro yo sola, pero el plan es contar con ayuda en algún momento.

– ¿De dónde surgió la idea de crear Kloshletter?

La idea surge de una experiencia personal. Yo he trabajado en redacciones de medios de comunicación durante toda mi vida, pero llegó un momento en el que dejé la información para trabajar en una agencia de comunicación. Ahí me di cuenta de que estar bien informado es muy difícil, porque estamos sometidos a una cantidad increíble de estímulos informativos, de inputs de noticias que nos llegan desde las más diversas fuentes. Pensamos que estamos superinformados, pero en realidad estamos sobreinformados y no nos da tiempo a profundizar.

En aquel momento, cuando dejé de vivir de la información, me di cuenta de que empezaba a utilizar cada vez más newsletters para estar al día. Descubrí que había algunas, sobre todo en EE.UU., que eran medios de comunicación por sí mismos: no tenían una cabecera detrás ni pertenecían a ningún medio de comunicación, sino que prescribían contenidos. Entonces se me ocurrió traer el modelo a España, en donde no existía. Había newsletters de nicho, más sectoriales, pero ninguna independiente. Por eso me lancé a la aventura.


∴ Puedes leer el reportaje completo en Nobbot. También puedes leer todos mis trabajos en este medio pinchando aquí

∴ Imágenes | Charo Marcos, Unsplash/Filip Mishevski

Entradas creadas 41

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba