Agricultura 4.0: la revolución IoT en el campo español

Uno de los principales desafíos de las próximas décadas es conseguir producir alimentos suficientes para satisfacer a la población mundial. Los números no mienten: un estudio de las Naciones Unidas calcula que seremos 11.000 millones cuando termine este siglo. Ya antes, en 2050, tendremos que producir un 70% más de alimentos que hoy en día.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible señala como uno de sus objetivos principales acabar con la desnutrición. Y uno de sus grandes aliados en esta lucha es la tecnología que permite digitalizar la forma de trabajar y producir en el campo.

Dispositivos conectados en la agricultura 4.0

En la revolución de la agricultura, el IoT (Internet of Things) juega un papel fundamental. Los dispositivos conectados permiten a los agricultores saber cómo está su cultivo en tiempo real y de forma sencilla. “El IoT es una revolución como en su momento lo fue el ferrocarril”, señala Ana Sancho, responsable de soluciones para Smart Agriculture de Libelium. “Se trata de una tecnología que se puede aplicar a cualquier sector. Y lo bueno es que su implantación va a mejorar la calidad de vida de las personas y la productividad de las empresas, por lo que su impacto es muy positivo de cara al crecimiento de la economía mundial”, añade.

Gracias a la automatización de procesos, los agricultores podrán dedicar más tiempo al estudio de sus cultivos y reducir el que pasan sobre el terreno. Y mediante la recolección y el análisis de datos, podrán optimizar recursos como el agua de riego, fertilizantes o pesticidas. Todo esto se traduce en una importante reducción de costes y en una mejora de la calidad del producto.

Soluciones de aplicación práctica

Las soluciones tecnológicas más demandadas en agricultura son las que controlan las condiciones atmosféricas (temperatura, humedad y presión). Con ellas se pueden prevenir cambios adversos en el tiempo que puedan estropear la cosecha. “Destacan las que miden la humedad del suelo y del ambiente para automatizar el riego, las que controlan la humedad de las hojas y del fruto y las que miden la radiación solar para monitorizar el crecimiento de la planta y prevenir epidemias”, explica Ana Sancho.

Con ellas, los agricultores pueden constatar con datos lo que hasta muy poco se sabía gracias a la intuición y a la experiencia transmitida de generación en generación. En España, varias empresas se han especializado en la creación de dispositivos IoT y hardware con aplicaciones en agricultura.


∴ Puedes leer el reportaje completo en Hablemos de empresas. También puedes leer todos mis trabajos en este medio aquí

∴ Imágenes | Dan Meyers

Entradas creadas 48

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba