Neus Sabaté, la investigadora que hizo realidad las primeras baterías de papel

Su propio nombre lo indica: usar y tirar. Dispositivos de un solo uso como test de embarazos, de drogas o de detección de enfermedades acaban a menudo en la basura, a pesar de contener pequeñas baterías o pilas de botón altamente contaminantes para el medio ambiente.

Para poner solución a este problema, la empresa Fuelium (spin-off del CSIC) está desarrollando las primeras baterías de papel del mundo, diseñadas para integrarse en dispositivos de un solo uso. Sus ventajas: se activan al entrar en contacto con el líquido que se desea analizar y su nivel de carga se ajusta a lo que necesita el dispositivo, por lo que no se derrocha energía.

Hablamos con Neus Sabaté Vizcarra, profesora de ICREA y cofundadora y asesora científica de Fuelium, sobre las posibilidades que ofrecen estas baterías sostenibles.

¿De dónde surgió la idea de crear baterías ecológicas de papel?

Neus Sabaté Vizcarra: Esta idea surgió de la combinación de buscar dónde podríamos incidir y de una experiencia personal. Por aquel entonces, mi compañero Juan Pablo Esquivel y yo estábamos investigando fuentes de energía en pequeño formato, pero nos dimos cuenta de que este sector estaba copado por grandes empresas. Ya se podían alimentar móviles y otros dispositivos de manera muy eficiente con litio, por lo que nuestra investigación no tenía mucho sentido. Nos pusimos a pensar en qué ámbito podríamos incidir y nos dimos cuenta de que en el sector de dispositivos portátiles de diagnóstico no había soluciones concretas.

El eureka vino cuando yo me hice un test digital de embarazo. Vi que tenía una pila de botón y que estaba diseñado para usarse y desecharse, con la pila prácticamente intacta. Ahí es cuando me pregunté: ¿en vez de metanol, por qué no sacamos energía de la orina y hacemos que lo que dispare las baterías sean los fluidos biológicos que se quieran analizar?

Empezamos a investigar y vimos que habría que cambiar el formato, de cilicio a papel, porque los sistemas de diagnóstico están hechos de este material. A partir de ahí, desarrollamos la primera pila de combustible del mundo en papel.

¿En qué dispositivos pueden incorporarse estas baterías?

Están destinadas a usarse en sistemas portátiles de diagnóstico de un solo uso. A partir del test de embarazo, nos damos cuenta de que esta tecnología sirve para un montón de aplicaciones de diagnóstico. No solo podíamos sacar energía de la urea: las baterías se activan al entrar en contacto con el líquido que queremos analizar, como el agua o la saliva. Así, pueden usarse en tests de drogas, de intolerancia al gluten o de enfermedades infecciosas; en marcadores cardíacos y muchas otras aplicaciones.


∴ Puedes leer el reportaje completo en el blog de Lenovo. También puedes leer todos mis trabajos en este medio pinchando aquí

∴ Imágenes | Fuelium

Entradas creadas 53

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba